Estiman que heladas impactarán en empleo femenino y Frusexta pide subvención a la mano de obra.

He visto que algunos economistas dicen que, de alguna manera, como el país está en pleno empleo esta mano de obra se va a redistribuir, cosa que no es tan así”, señaló el empresario.

Diversas consecuencias han tenido las heladas que afectaron al sector agrícola durante las Fiestas Patrias.

Pero uno de los temas que más preocupa a los empresarios y a autoridades de gobierno es la disminución de puestos de trabajo que podría ofrecer el sector durante los próximos meses.

samuel-lira-375x347Para el vicepresidente de Frusexta, Samuel Lira, aún no hay claridad respecto al número total de afectados, pero se estima que en temporada alta para la agricultura podría haber cerca de 100 mil puesto de trabajo menos, en comparación al año pasado.

“En las indagaciones que he hecho con la gente de gobierno, no hay un número definido de cuánto será el impacto real que van a tener las heladas en el empleo”, explicó Samuel Lira, quien añadió que “creemos que, de partida, los que tienen contratos de largo plazo o indefinido van a sufrir, y el empleo temporal -que muchas veces es tan importante como el anterior, puesto que casi la totalidad de la gente organiza sus ingresos durante 6 meses, guardando su plata para pasar el invierno- también se verá perjudicada. Esta estadística no sé si el gobierno la tenga muy bien desarrollada”.

Por otro lado, manifestó que “he visto que algunos economistas dicen que, de alguna manera, como el país está en pleno empleo esta mano de obra se va a redistribuir, cosa que no es tan así porque hoy en día cualquier empleo disponible exigirá a gente calificada y los de nuestro sector son los que menos calificados están”. Por ello, sentenció que “creo que no es tan fácil pensar que si estamos con pleno empleo esta gente se va a mover a otro rubro”.

La preocupación recae sobre el impacto que tendrán las heladas en la empleabilidad femenina. El vicepresidente de Frusexta estima que es una posibilidad cierta, que podría afectar la economía de miles de hogares.

“Lo que va a pasar acá es que muchas veces las mamás juntan la plata durante octubre, noviembre y diciembre para los regalos, graduaciones y gastos de fin de año. Luego, lo que queda de diciembre, enero y febrero lo destinan para el colegio y los gastos que se generan en marzo” y ahora “se verán sin posibilidad de trabajar”, explica Lira, quien agrega otro dato: “Hay que destacar que la mayoría (de estos casos) son jefas de hogar”.

Por ello, desde el sector agrícola insisten en la necesidad de que el gobierno subvencione la “contratación de mano de obra temporal”.

Por último, el representante de Frusexta sostuvo que “las comunicaciones con el gobierno no son tan fluidas como nosotros hubiéramos esperado o como lo necesitamos, puesto que acá hay un problema grande. Hay muchas cuentas por pagar y tarjetas de créditos que la gente esperaba poder financiar con el trabajo que tienen en temporadas, por lo que los efectos de esta situación son múltiples”.