El presidente de Frusexta, Felipe García-Huidobro, sostuvo que en esta época aún no están en flor los principales frutos.

El presidente de Frusexta, Felipe García-Huidobro, aseguró que el sector frutícola no se vio afectado por el sistema frontal que se sintió en la región el reciente fin de semana y que superó las expectativas de los expertos, que pronosticaban hasta 10 milímetros de agua caída.

El representante del gremio explicó que los 21 milímetros registrados hasta el domingo en  Requínoa; y los 30 mm. que cayeron en Machalí, por ejemplo, no afectaron drásticamente a la fruticultura puesto que en esta época aún no están en flor los principales frutos.

En detalle, el empresario contó que las cerezas no se vieron afectadas porque “no han entrado en pinta en general” y explicó que “de pinta en adelante se pone más complicada la situación con un aguacero como este”.

Por otro lado, “los parronales de uva de mesa todavía no están en flor, por lo tanto, hay menos posibilidades de un ataque de Botrytis Endógena, que cuando llueve en flor las posibilidades de Botrytis aumentan mucho”, agregó.

En el caso de la manzana, añade el empresario,  hay que atacar contra la Venturia o sarna del Manzano, ya que se puede generar en estas condiciones. En el caso de los kiwis se han visto afectados por los vientos. En este fruto, explica García-Huidobro “ha habido mucha caída de brote y, por lo tanto, de fruta”.

Para los trigos, en el secano costero, “esto es bueno ya que ayuda a que el grano se llene mejor”, indicó.

Felipe García-Huidobro recalca que “aparte de esos problemas en general esta lluvia no debería causar daños mayores en la fruticultura”.

Eso sí el empresario hizo énfasis en que similares lluvias si serían una gran preocupación durante el mes de noviembre, fecha en que los frutos ya están en “pinta” y con floraciones.

Heladas

Esta noche debería concluir el segundo sistema frontal registrado en primavera en la región de O’Higgins, para dar paso este miércoles a las heladas, las que bordearían los 0° en la zona. Frente a este panorama García-Huidobro explicó que estas tampoco deberían ser un problema puesto que los daños se producirían en condiciones bajo esta temperatura.

El representante de Frusexta sostuvo que “como hay humedad en el suelo ayuda a controlar las heladas, pillan suelo mojado con lluvia entonces son menos perjudiciales”.

Respecto a medidas de prevención, el empresario sostuvo que “uno siempre está preparado, aunque no para un desorden climático que pueda quemar (frutos), en el caso de una helada el daño es grande”, concluyó.