Aseguran que es fundamental que la industria invierta en tecnología para proteger sus productos.

El cambio climático es una de las principales preocupaciones para el sector frutícola nacional y regional. Y es que las últimas temporadas se han visto mermadas principalmente por sus consecuencias.

Tan drástica es la situación que incluso el presidente de Frusexta, Felipe García-Huidobro, señaló que “si se repitieran las condiciones climáticas que tuvimos el año pasado en esta Región de O’Higgins, claramente no podríamos seguir haciendo lo que hacemos, por ejemplo, con la uva”.

Cabe destacar que Fedefruta estimó que las exportaciones nacionales de uva bordearían las 670 mil toneladas, es decir, una caída de 10,8%, respecto al 2015.

El mismo García-Huidobro indicó que en las cifras regionales el panorama repercutiría más fuerte, ya que por ejemplo en la uva vinífera, se habla que la pérdida “va a ser más grave por las lluvias que por el terremoto cuando se rompieron los estanques”. Además explicó que las disminuciones bordearían un 30% o 40% de la producción, situación que se repetiría en la uva de mesa. En este último producto se habrían perdido cerca de 400 mil toneladas.

Ante este adverso panorama, el dirigente se refirió a las medidas que se deberían tomar para prevenir pérdidas importantes en el sector e hizo un llamado especial a la banca, ya que aseguró “lo ideal sería que los créditos fueran coherentes con la producción”.

Agregó que “hay que tener alternativas de financiamiento para la actividad, ya que hay muchos productores que no van a tener los flujos que estimaban porque el daño fue muy grande” en la temporada.

Insistió en que “lo importante es que haya sensibilidad por parte de la autoridad, especialmente de los bancos”, ya que “la industria nuestra en general cumple muy bien sus compromisos”.

Felipe García-Huidobro explicó que “si estas cosas siguen así es bien difícil que la industria pueda mantenerse sin sufrir graves perjuicios, por lo que habría que hacer una reconversión, invertir en tecnología para protegerse”.

Aclaró que, por ejemplo, habría que preocuparse de las cerezas y protegerlas de las lluvias. Esto se concretaría a través de la instalación de techos, lo que “es bastante caro por hectáreas, lo mismo para la uva de mesa”, agregó.

Para concluir, señaló que “se requiera que la banca tenga abierta la puerta para financiar al sector. Nosotros creemos que los créditos que muchas veces se le otorgan a la industria no son los que corresponden de acuerdo con su madurez, ya que si yo planto algo en general, puedo demorarme cuatro o cinco años en llegar a la plena producción y  a veces me están pidiendo que pague antes”.

Fuente: http://eltipografo.cl/2016/06/sector-fruticola-espera-mas-flexibilidad-de-la-banca-para-enfrentar-consecuencias-del-cambio-climatico/